Extensión del Imperio

El Imperio romano fue muy extenso, abarcó superficie de parte de tres continentes: Europa, África y Asia. 

 

En la época de máxima extensión del Imperio, el poder de Roma se había extendido por el Norte de Europa hasta los ríos Rin y Danubio, incluyendo la Britania (Inglaterra); por el sur alcanzaba a todas las zonas ribereñas del Mediterráneo, incluídos Asia menor y el Norte de África. 

 

Cuando los romanos consideraron que el Imperio estaba ya consolidado, se dedicaron a fortificar las fronteras más inestables  peligrosas, que marcaban los límites imperiales: La muralla de Adriano, entre Inglaterra y Escocia, y la gran línea de fortificaciones situada entre el Rin y el Danubio enla Germania. 

 

El límite con Germania, al Norte del Imperio, fue el más peligroso, ya que, las sucesivas tentativas de conquistar el territorio germánico fracasaron. 

 

Roma era la ciudad más importante del Imperio Romano. En su momento de mayor esplendor llegó a tener un millón de habitantes. Las demás ciudades eran más pequeñas, por ejemplo: Sevilla, la mayor ciudad de Hispania, rondaba los veinte mil habitantes. 

 

Provincias del Imperio

Todo territorio anexionado se convertía en provincia y era confiado a un pretor o a un promagistrado.

  • Sicilia
  • córcega-Cerdeña
  • África
  • Hispania
  • Galia
  • Grecia
  • Macedonia
  • Iliria
  • Asia
  • Cirenaica
  • Egipto

 

La extensión territorial del Imperio romano facilitó la transformación del espacio mediante nuevas ciudades, caminos y especialización productiva. Esto favorece el comercio. Además favoreció el contacto con otros pueblos y permite la romanización